Víctor Cerdá vuelve a la ultra-distancia en la Transpyrenea
Eventos deportivos

Víctor Cerdá vuelve a la ultra-distancia en la Transpyrenea

El ultrafondista Víctor Cerdá vuelve a la carga. Y lo hará en el reto más duro de los que haya hecho hasta la fecha, la Transpyrenea.

La prueba recorrerá los Pirineos de Este a Oeste por el sendero GR10 (parte francesa). En ella, se tienen que recorrer un total de 900Km con un desnivel positivo de 5500m en un tiempo máximo de 400 horas. Con este tiempo, los participantes deben gestionar de forma autónoma las horas que dedican a dormir, descansar, correr y o caminar. 

Para el corredor este es sin duda "el reto más complicado, no por los kilómetros si no por el desnivel", asegura Cerdà, ya que en 2013 y 2014 llevó a cabo junto a Lurbel sus Caminos Solidarios, recorridos de 1800 y 1700 kilómetros, respectivamente.  

Uno de los mayores desafíos que plantea esta competición es la autosuficiencia en los Kilómetros que separan entre sí las bases vida que ofrece la organización.

 

La parte mental

En este tipo de eventos, el corredor asegura que "es fundamental la parte mental ya que supone pasar mucho tiempo solo que exige una fortaleza mayor para afrontar el paso de los días y las noches y los momentos de debilidad".